miércoles, 13 de diciembre de 2017

Poufeira

Estas fechas navideñas son un arca de recuerdos donde guardar los buenos momentos que se van sucediendo año tras año , a pesar de que pesan las ausencias de la gente querida que por desgracia ya no está con nosotros, pero como los llevamos en el corazón, de una u otra forma , siempre están presentes.
A través de los alimentos rememoramos esas sensaciones , aromas, sabores y olores que nos retrotraen a esos mágicos instantes.

Con este pan me ha sucedido , he cerrado los ojos y he vuelto a mi niñez al lado de mi querida familia , pero no nos vamos a poner tristes, la vida continúa y hay que avanzar a su ritmo.



Esta receta es del libro de “Repostería de Galicia” de Fina Casalderrey y Mariano García , aunque he tenido que aumentar la cantidad de harina que venía en la original.
Según cuentan es un postre típico de Ponteareas donde el número de boliñas que se hacen con la masa son doce.
En Vigo lo llaman “Bollo” y la diferencia reside en la forma, en ésta solo lo hacen con cuatro boliñas.
Su sabor está a caballo entre el roscón y las rosquillas , asi que es ideal para los desayunos de estos días festivos o cualquier otro del año.



Ingredientes :
Para la masa :
75 ml de agua templada
25 g de levadura prensada
50 g de margarina vegetal
Tres pellizcos de sal
75 ml de leche
500 g de harina
1 huevo
50 g de azúcar

Para el jarabe de azúcar :
75 ml de agua
250 g de azúcar 



Elaboración :
Disolvemos la levadura en el agua templada.
En un bol mezclamos los demás ingredientes y por último incorporamos la levadura ya diluida con el agua. Amasamos hasta homogeneizar bien la masa , a mano o en robot de cocina.
Una vez lista hacemos una bola con ella y dejamos reposar tapada , fuera de corrientes de tres cuartos de hora a  una hora aproximadamente.
Cuando ya ha subido , se desgasifica y formamos bolas de unos 75 g cada una aproximadamente, hasta tener 12 .
Forramos un molde rectangular apto para el horno,  con papel de hornear y las depositamos haciendo un rectángulo de tres por cuatro , dejando separación entre ellas, pues con el reposo ya se juntan.
Las dejamos reposar de nuevo, sobre un cuarto de hora , media hora, dependiendo de la temperatura que haya tardarán más o menos . Una vez se han juntado, ya las podemos llevar a hornear sobre 20-25 minutos a 200º , horno previamente caliente , dependiendo de cada horno . Han de quedar con un color dorado claro.
Mientras, hacemos el jarabe poniendo el azúcar con el agua al fuego y dejándolo hervir hasta que adquiera 112º (hebra fuerte)
Retiramos del horno la bolla pasado el tiempo de cocción y con un pincel bañamos con el jarabe. 


22 comentarios:

  1. Son fechas complicadas cuando falta gente en casa, pero siempre hay que pensar en positivo, en los que si están y recordar a los que no con bonitos momentos. Se ve deliciosa la poufeira, no la conocía. Besiños y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Bego!!
    que maravilla y como te ha quedado estas Poufeiras. Que por cierto no las conocía por este nombre.

    No hay que estar tristes, unos se van y otros llegan. Esta es la vida!

    un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Bego yo estas boliñas las desayunaría todos los días , que pinta mas buena , me imagino lo suaves y ricas que tienen que estar
    besinos

    ResponderEliminar
  4. No los conocía estos bollitos, pero si que me parecen un buen desayuno o merienda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Bego pero que súper esponjositos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. Guauuuu que buenisima pinta se les ve deben ser star deliciosos y con ese color tan doradito mmmmmmmmm.me encantan como te han quedado Bego una maravilla y no los conocía. Besito preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de poner comentarios con el iPad no es lo mío, entre que veo poco y las letras tan pequeñas......jajjajaajajj perdona quise decir deben estar deliciosos

      Eliminar
  7. ¡Jo, que pintaza!!! Se ve buenísimo. Madre mía, dan ganas de robarte la bandeja y salir corriendo, jajaja ;-)
    Guardadita queda.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  8. Ains madre ains madreeeeeeeee en momentos asi no sabes lo que daria por que fueras mi vecina ,te aseguro que te desaparecian los bollinos en un pis pas ,seguro que estaban de rexupete no lo siguiente ,te han quedado de relujo.
    Me llevo la receta a mi larguisimaaaaaaaaa lista de recetas pendientes de hacer muero de amor con esa miga uuumm.
    Bicos mil potita mia.

    ResponderEliminar
  9. Samira no tengo ese libro y ya lo puse en la carta para papa noel jaja, y ni idea de estas poufeiras, nunca había oído hablar de ellas. Me han encantado, están de foto y una poufeira junto a mi café de la tarde que bien me lo iba a pasar, me han encantado y están que deslumbran mis ojos guapa...Bess

    ResponderEliminar
  10. He estado en Ponteareas pero nunca he probado esos ricos boliños.
    Te han quedado perfectos y sólo con mirarlos dan ganas de comerse uno con un café bien calentito.
    Por aquí ya estamos con temperaturas bajo cero y tu propuesta es la idónea para combatir el frío y agradar al paladar.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. exquisitos bollos, me he guardado la receta porque yo soy una enamorada de las masas levadas

    ResponderEliminar
  12. Dios mio mi querida amiga, que cosa mas rica, ademas estas masas son mi locura me llevo la recetica para hacerlo, que bonito es recordar nuestra niñez por medio de cosas como esta , y como bien dices tenemos que llevar el recuerdo de nuestros seres queridos en el coeazon ellos nunca dejaran de estar con nosotros. Mil besicos mi reina

    ResponderEliminar
  13. Ummmmmmmm de buena gana merendaba uno ésta tarde¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  14. Bego que bonitos y apetitosos, es cierto aunque tenemos ausencias que nos entristecen, lo mejor es disfrutar de estas fechas comiendo e intentando no pensar ni ponernos tristes por lo que ya no volverá. Aquí en Sevilla es tradicional comer algo similar a estos bollitos, también se hacen doce bolas, y pueden ir rellenas de nata o cabello de ángel, se toman el día de año nuevo para merendar, y aunque hay quien como tú las hace en casa, yo nunca las hice porque tengo un primo pastelero que las hace deliciosas, jejeje.
    Te quedaron Preciosas, no me cabe duda de lo buenísimas que han de estar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tienes mucha razón, los olores, sabores son capaces de hacernos viajar en el tiempo y recordar momentos felices. Desde luego yo sería feliz probando estos bollitos. Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  16. Bego, tu crees que a los que ya no estan, les gustaria vernos asi de tristes? siempre recuerdo las palabras que mi padre le dijo a mi madre cuando ya estaba muy malito, "prometeme que a las niñas no las vas a vestir de cucarachas" son la alegria de la casa y asi quiero que esten siempre, eso es lo que recuerdo cuando estoy triste, y me sale una sonrisa que va para el, recuerda que con estar triste no van a volver, solo apenas a los que estan a tu lado.
    La receta es como tu dulce y con color de buen pan, un beso apretao mi niña guapa

    ResponderEliminar
  17. Que aspecto inmejorable, super tierno, parece una nube de tan esponjoso que lo vi. Ya me gusto el primer dia que lo vi y ahora aun me gusta muchisisissmo mas. Muy interesante debe ser ese libro, me podias decir de que editorial es... bikiños

    ResponderEliminar
  18. Querida Bego. Por fin puedo venir a ver tu pan. No lo conocía y me ha encantado tanto la forma, como lo esponjoso que se ve y lo rico que debe estar. Que sea un pan gallego con historia, lo hace mucho más entrañable.
    Me pasa como a ti y a mucha gente. La Navidad, no siempre es alegre, pero hay que vivir en el presente, recordando lo mejor de nuestros seres queridos.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, tus bollos me han recordado a esta receta que publiqué. te dejo el enlace para que los veas.
      http://thermofan.blogspot.com.es/2015/12/dampfnudeln-o-bollos-suizos-al-vapor.html

      Eliminar
  19. Hola Bego. Nadie pone en duda que esta receta es un postre delicioso. Además es una forma muy original de hacerlo ya que se pueden coger de forma individual aunque estoy seguro que como mínimo habría que coger dos de lo rápido que deben desaparecer. Tiene que estar delicioso.
    Ya se sabe que en estas fechas los recuerdos por aquellos que ya no se encuentran entre nosotros se agrandan pero como bien dices, esos recuerdos nos se olvidan porque se llevan dentro del corazón y por mucho tiempo que pase permanecen siempre, pero la vida sigue para todos y el presente hay que vivirlo nos guste o no.
    Que pases un buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Te agradezco enormemente tu comentario que el tiempo es oro y hay que estirarlo para que nos cunda.....Vuelve cuando quieras....... las puertas de mi cocina están abiertas para ti.
Muchas gracias.