lunes, 23 de enero de 2017

Galletas extrafinas y crujientes de avena , miel y coco

Hay errores  gastronómicos que no tienen solución y otros a los que agradeces el haberte equivocado y de ambos se aprende . Este fue el caso de  estas galletas que surgieron de una leve equivocación y tanto me gustaron, que se han quedado tal cual en mi recetario .
Igual que le pasó al repostero norteamericano que se olvidó de poner levadura a su pastel de chocolate y así nació el brownie, a mi me ocurrió a la inversa, puse un poquito más bicarbonato del que debía y estas galletas que pretendían ser unas pastas” tipo anzac “ , una vez en el horno comenzaron a invadir terreno , a pesar de estar separadas unas de otras, decidieron hacerse arrumacos y unirse.

Si me hubiera ocurrido en mis principios en la cocina seguro que su destino habría sido el cubo de la basura, pero la experiencia es un grado dicen jaja….(menos mal que algo bueno tiene) , asi que dejé que cocieran perfectamente y una vez fuera del horno y reposadas ,probé, me encantó su sabor y acto seguido con un cortapastas les di la forma . (Los recortes ni qué decir tiene que no se tiran, noooo , se guardan para ir picoteando o como acompañamiento a yogures  etc).


Crujientes cien por cien  y con un sabor estupendo para disfrutarlas en nuestros desayunos o meriendas, eso sí, son adictivas totalmente , ya os aviso jeje….
Una recomendación que os hago después de realizar pruebas es que quedan mucho mejor bien cocidas  , dejarlas hasta que se *doren perfectamente , pues así estarán muyyyy crujientes y conservarán mejor ese crack en días sucesivos . Si las cocéis menos tiempo, con el paso de los días se quedan gomosas, de sabor bien, pero la textura falla.
Deben guardarse en una lata o bote con muy buen cierre para una buena conservación, aunque solo os puedo hablar sobre tres días, que es lo que suelen durar en casa e incluso a veces se terminan antes . 

Ingredientes :
150 g de mantequilla
1 cda de miel ( La Colmena deSofía)
1 cdita de las de postre de bicarbonato sódico (aquí fue el fallo que os comenté, en la original era  1 cdita de las de café)
1 cda de agua hirviendo
115 g de copos de avena suaves
115 g de harina tamizada
55 g de coco rallado seco
150 g de panela (la receta original azúcar blanquilla)
1 pizquita de sal 


Elaboración :
Precalentamos el horno a 170º mientras elaboramos la masa.
En un cazo derretimos la miel con la mantequilla a baja temperatura a la que le añadimos el bicarbonato que previamente habremos disuelto en el agua hirviendo.
En un bol tendremos el resto de los ingredientes, a los que les añadimos la mezcla anterior, removiendo perfectamente hasta que el conjunto esté homogeneizado.
Dejamos reposar un cuarto de hora y pasado este tiempo, hacemos bolitas un poco mas pequeñas que una nuez , las depositamos sobre la bandeja de horno forrada con papel vegetal y con la palma de la mano las aplastamos.
Hacemos tres filas de cuatro galletas dejando separación entre ellas.
Horneamos 18 -20 minutos hasta que se doren perfectamente  * y según horno. Nos parecerá que están blandas, pero al enfríar ya endurecen.
Retiramos , dejamos que reposen cinco minutos en la bandeja , recortamos con el cortapastas y luego con cuidado las trasladamos a una rejilla hasta que enfríen por completo.


En esta foto creo que se aprecia mucho mejor la textura crujiente y el grosor super fino .
Un vicio de los buenos ;)

38 comentarios:

  1. que ricas! y con esa miel que seguro le dan un toque delicioso, biquiños

    ResponderEliminar
  2. Pues no hay mal que por bien no venga, porque tienen una pinta estupenda, y seguro que estaban riquísimas, que al final es lo que cuenta.
    Un beso.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  3. Me llevo la receta , seguro que no se puede parar de comer, se ven deliciosas

    ResponderEliminar
  4. Qué buenísima pinta que tienen estas galletas, dan ganas de probarlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Parecen tejas redondas jjjjj por lo crujiente que nos cuentas :-))
    No se que me ha pasado con tu blog que se me "ha ido" de donde te sigo, te añado de nuevo a blogovin, que aunque se, que desde que tu sobri se fue, (como pasa el tiempo) publicas solo a principio de semana pero a veces con mis jet lag me disperso ;-))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que a eso se le llama "coger el toro por los cuernos" o "especialización" para que suene más técnico. No veas como te entiendo... Yo es que tengo una guerra interna montada con las recetas que no explican todo, no lo puedo evitar. Como me siento bien lejos de ser repostera, voy trabajando la receta "al pie de la letra" más toda la literatura aprendida en libros y por vuestros blogs, sobre bizcochos, tartas, galletas, etc. Así que me voy encontrando con sorpresas que soluciono con lógica. Me pasó hace poco con unas galletas de canela que, a pesar de seguir la receta al pie de la letra, incluso midiendo el grosor de las mismas, a los 10 minutos de horneado (como me indicaban) estaban lejos de estar cocidas. Como que tardaron 35 minutos de reloj ¡Imagina!.. Y ya me ves a mi a partir de los 12 minutos, más o menos, abriendo el horno, sacando una galleta del interior y haciendo un corte en la masa para comprobar ¡Qué todavía seguía cruda!... Pensé que las tendría que tirar y nada de eso. La subida la hicieron en los 10 primeros minutos y luego solo hubo que pasar al tostado.
    Pero oye, creo que se aprende mucho pasando por ese reciclaje de conocimientos continuo. Solo hay que ver lo bien que lo haces.
    Un abrazo grande, grande...

    ResponderEliminar
  7. Bego, la experiencia es un As, del que no todos podemos presumir. Has resuelto con muy buen tiento ese problemita del que más de una nos hemos visto en alguna ocasión, y del que no siempre podemos enseñar. Tus galletas tienen una pinta fabulosa, y siguiendo tus consejos, seguro salen perfectas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Prubinas ellas querían cariño y amor jijij y mira que bien hicieron que te han quedado unas galletas super bonitas y estoy segura que deliciosas! A veces los errores son grandes aciertos como este! Besines y feliz semana guapa

    ResponderEliminar
  9. Se ven espectaculares y como bien dices crujintes, se nota hasta en la foto! Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  10. La verdad se ven bien ricas y crujientes con los cuál el error ha sido todo un acierto. Beso.

    ResponderEliminar
  11. Qué delicia Bego! Es que con panela todo queda el doble de bueno!! Yo al menos la uso mucho y me encanta, no sé en España, pero aquí en Chile la usamos muchísimo, aunque le decimos de otro modo, chancaca!! Y a ver si te animas con el cheesecake vegano. Besotes reina!

    ResponderEliminar
  12. Gosto muito de bolachas de aveia e essas assim finas e crocantes devem ser deliciosas.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  13. ¡Benditos errores en la cocina! A la vista de estas galletas entiendo que no duren ni tres días ¡me encanta ese doradito! Chica, otra receta más que me llevo que tienen una pinta bárbara ¡y menos mal que no las tiraste cuando se hizo una torta en el horno! En mi casa, aunque tenga mala pinta ¡todo se come!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Como dice Cuca, benditos errores, gracias a ellos disfrutamos de muchas recetas.
    Estas galletas tienen que estar divinas, tan finas y crujientes deben ser una golosina.
    Bravo guapetona y claro que no se tiran los recortes, esos se comen solos, jajaja!!!
    Mil besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Bego, como dice Cuca benditos errores de cocina, aunque yo no los llamaría errores si no aciertos porque estas galletas están que se salen de la pantalla, bueno aquí me tienes de nuevo aunque el trabajo va a más afortunadamente me niego a abandonar esto que tanto me gusta y tantos placeres me a dado.
    Un besito enorme guapísima.

    ResponderEliminar
  16. Esto es un error llamado triunfo. Estoy contigo, un prodigio de galletitas que hay que apuntar y no perder la receta para "volver a equivocarse". Un lujo hacerlo de esta manera. Me han recordado a las tejas. Un beso grande, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Yo los errores no sabes que mal los llevo, el otro día hice un bizcocho y aquello era de todo menos bizcocho, que cabreo!!! me lo comí pero hasta con rabia jaja,tu por lo menos sacaste adelante algo y bendito tu error, tienen que estar divinas y crujientes como a mi me gustan....Bess

    ResponderEliminar
  18. Seguro que me gustan estas galletas tan crujientes. En cuanto a lo de guardarlas en una lata bien cerrada más que para que se conserven mejor, es para que nadie las coja, pues en ese caso durarán bien poco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Bego, poco más puedo decir tras leer tanto comentario. Por supuesto, que con sólo ver la pinta de tus galletas, incluso sin saber que cometiste un fallo, ya apetece comerse más de una. Que vivan los fallos.
    Besos y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  20. Cada persona tiene una especialidad y tú, amiga mía, eres la número uno haciendo exquisitas galletas.
    Como muestra, hoy nos traes estas ricas de avena y coco que, por su aspecto y grosor, me han recordado a las tejas. En mi casa no haría falta conservarlas en latas, mis nietos se encargarían de no dejar ni las migas.
    Gracias Bego por tus letras, estoy encantada de haber vuelto.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  21. Quiero estas galletas YA! me he enamorado de ellas.
    Me llevo la receta con tu permiso.
    Qué tengas un gran día!

    ResponderEliminar
  22. Que riquísimas Bego, estas son de las que a mi me gustan, finas, crujientes y ricas.....ummmmmmmmmmmmm!!!!! de buena gana me llevaría unas cuantas... se ven tan buenas y con tan buen colorrrr, me voy a llevar la receta eh??? es que se ven de vicio. Besossss guapísima.

    ResponderEliminar
  23. Estas cosas pasan en la cocina y a veces bendito sea!!! desde luego estoy salivando por lo finas y crujientes que parecen, apuntado queda. Ya dices que es un vicio, tendré que ir con cuidadín!!! jajajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  24. De los errores también se disfruta, jeje. Si es que a todo se le saca algo bueno y aquí el resultado salta a la vista. ¿Ni 3 días? Qué lambonciñós!!! Besiños.

    ResponderEliminar
  25. Con unos resultados así, no me importa nada equivocarme... tienen un a pinta divinísima! Estoy llegando a casa de la aldea y me voy a tomar un té, 2 o 3, serían el complemento perfecto.
    Besiños corazón

    ResponderEliminar
  26. Bego, me encanta volver por tu cocina después del paréntesis navideño. Espero que hayas disfrutado y el año haya comenzado de maravillla. Maravillosas desde luego son estas galletitas y como bien dices la experiencia es un punto a favor... deliciosas!!
    Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  27. También te dijo que de los errores se aprende y mucho y eso no te ocurre a ti sola, pero ves te han salido unas ricas galletas y puede ser que mejor que las auténticas, bikiños beg

    ResponderEliminar
  28. Jajaja Bego!! Ya sabes que para la próxima vez pones toda la masa en la bandeja y luego a cortar.
    Se ven que deben de estar para empezar y no saber acabar ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Hola Bego. Vas a hacer que nos enviciemos con tus preparaciones jj, y eso que según dices fue debido a un error, pues ¡bendito error! que nos ha permitido ver, leer y saborear virtualmente, al menos por el momento, esta delicia.
    A estas alturas y tengo que decirte que aún no he probado los copos de avena. Las galletas que propones es otra opción para poder hacerlo por primera vez. Me guardo la receta y te contaré jj.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Una equivocación que al final te ha dado buen resultado.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  31. Ostrassssss Pedrín.. por los pelos no me pierdo este tesoro!!
    son perfectas para pale-galleteras como yo , que aun no me he desvirgado con unas galletas que siii, que tu lo sabes muy bien .. casi me muero el dia que hice almendrados ( que es lo más parecido a unas galletas ) porque se arrumacaron , como dices tu ..pero alli hicieron un camasutra todos juntitos..jaja pues ale, venga..me las anoto porque deben estar superrricas y ya no tengo escapatoria rubia, lo único que me falta es tiempo .. para no variar..

    un besazo profe..!!
    que tengas un finde estupendo

    ResponderEliminar

  32. Buenas tardes Bego. Unas galletas muy ricas y sanas, te han quedado de lujo y con una combinación de ingredientes extraordinaria. Me imagino lo que tiene que ser metértela en la boca y sentir como cruje al morderla.
    FANTASTICAS
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
  33. Ainsssssssssss Bego cielo, que llegó la última, menos mal que alguien me ha dejado una pizca de galleta para probar jejej. Benditas equivocaciones, a veces salen las mejores recetas, me gustan muchisimo como te quedaron aunque en el horno hicieran las de la suya jajjajaj.
    Yo me apunto la receta, el bote del pajarito me encanta.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  34. Bego, sera un error , pero bendito error `porque tienen una pinta de muerte , yo que hago tantas de avena para llevar a los compis del gym tomare nota de la receta
    besinos

    ResponderEliminar
  35. Como tu bien has dicho de los errores salen recetas buenísimas y una muestra de eso son estas galletas, me gusta mucho por lo finas y crujientes que se ven.
    Besos

    ResponderEliminar
  36. ¡Hola Bego!,
    ¿Cómo estás?, En los ingredientes incorporé 80 g. (3 oz.) de azúcar demerara, procuré que la harina sea integral simple y la avena es en hojuelas. 100 g. (4 oz.) de mantequilla rindieron para 25 galletas.
    Muchas gracias y saludos cordiales,
    Lorena Aranda http://VideosdePostres.Blogspot.com

    ResponderEliminar
  37. Mi querida amiga, no puede ser de otra manera hasta lo equivocado te sale de cine, y este es el caso, como te han quedado de ricas estas galletas y que pinta tienen de estar de cine, eres una grande en la cocina, y todo te sale genial, asi que tomo buena nota de esta ricura. Mil besicos tesoro ya sabes que te quiero mucho

    ResponderEliminar

Te agradezco enormemente tu comentario que el tiempo es oro y hay que estirarlo para que nos cunda.....Vuelve cuando quieras....... las puertas de mi cocina están abiertas para ti.
Muchas gracias.