lunes, 29 de febrero de 2016

Lentejas de mamá

Cuántas veces cuando era pequeña me habrán dicho el popular refrán cuando torcía el gesto ante el plato de lentejas  : “Si no las quieres , las dejas “……Pues sí, era negada , no las podía ver por delante, enseguida fruncía el ceño y sin embargo con los años , en la adolescencia ya, les fui pillando el gusto y a dia de hoy me entusiasman .
Seguro que a muchos de vosotros os ocurrió igual o a la inversa……De cualquier forma no deben dejar de consumirse por sus múltiples beneficios nutricionales como son el hierro que aportan a nuestro organismo , la fibra, ayudan a prevenir cálculos de riñón, contienen magnesio, zinc, fósforo para nuestros huesos etc, etc….

Maneras de cocinar las  lentejas hay muchas : con verduras , con carne, con arroz, con marisco , en ensalada , etc….pero hoy os traigo la receta que prepara mi madre al estilo tradicional, las de siempre,  con chorizo y panceta.


Ingredientes :
225 g de lentejas castellana o pardina
Una zanahoria
Una cebolla
1 litro de agua o caldo de verduras
Un diente de ajo
Una hoja de laurel
2 cdas de salsa de tomate casero
Un chorizo
100 g de panceta
Un sobre de azafrán molido o en hebra
Aceite de oliva virgen (3 cdas)
1 cda escasa de pimentón dulce  
Sal     



Elaboración :
Pelamos ,lavamos la zanahoria y la cortamos en rodajas.
Pelamos igualmente la cebolla y la cortamos en juliana para después no encontrarla (si hay algún tisquimiquis jaja ) o bien se corta en cuatro cuartos .
Lavamos las lentejas, no hace falta ponerlas a remojo . Las introducimos en una olla junto con la zanahoria, la hoja de laurel y la cebolla , cubriendo de caldo de verduras o agua (1 litro de aproximadamente) que se irá aumentando si se quedaran secas a medida que cuecen.
Ponemos al fuego y dejamos que hiervan.
Mientras, en una sartén aparte ponemos el aceite a calentar . En él echamos el chorizo en trozos , el diente de ajo y la panceta también cortada . Le damos unas vueltas y agregamos el pimentón y el azafrán pero fuera del fuego pues el pimentón se quema fácilmente y entonces amargaría.
Cuando las lentejas hierven, desespumamos y añadimos el refrito para dejar hacerse a fuego lento, al chup chup durante 45-50 minutos aproximadamente , hasta que estén tiernas. Unos diez minutos antes de que estén listas , agregamos la salsa de tomate casera y removemos.
Rectificamos de sal, contando con que la panceta y el chorizo ya le aportan .
Aún están mas ricas de un dia para otro.



Que viva el cuchareo ! Buen provecho ;)

30 comentarios:

  1. Si señoraaa..viva el cuchareo del bueno , mira que colorcillo de sustancia buena te han salido de bandera, pues que sepas que a mi siempre me ha pasado lo contrario , cuando mi madre hacia lentejas yo me comia dos platazos jaja así estoy hierrica perdia!!! no entiendo como hay gente que no le gusten si no hay más que ver las tuyas pa ponerse el babero ya!!!
    bueno guapetona , pasa buena semana y abrigate con lentejas que ya veo que has hecho hasta pa el congelador..!!!
    besitos rubia

    ResponderEliminar
  2. Para mí oír lentejas es una maravilla, siempre me han encantado, he de decir que todas las legumbres, pero esta sobre manera. Y De mi madre eso ya remata, dice que son de calidad, con recuertos y buenos momentos. Fabulosa entrada. Besos

    ResponderEliminar
  3. Uhmmm a mí siempre me gustaron, de hecho, es la legumbre que más me gusta y es tan versátil, que haga como las haga, siempre me gustan! Desde luego, que éstas al estilo de tu madre sólo hay que verlas la buena pinta que tienen! Maravillosas! Hoy las tengo yo para comer, pero ojalá fueran como estas! Besos y feliz semana guapa

    ResponderEliminar
  4. Si la presentación es preciosa, lo que va dentro de esas cazuelitas tiene que ser un verdadero manjar.
    Lo que a ti te ha pasado con las lentejas, me ha ocurrido a mí con las alubias, no había forma de que las comiera.
    Cuando me casé, a mi marido le encantaban y Kasioles, por agradar, empezó a comerlas y hoy digo ¡lo que me he perdido! lo cierto es que me encantan.
    Tus lentejas son únicas, llevan ese cariños implícito de madre que sólo ella sabe aportar.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  5. ¡Que buenas! Me encantan las lentejas y estas con el juguito así de ligado me encantan.
    ¡¡Besos!!
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  6. qué ricas Bego, a mi siempre me han gustado, de niña igual que ahora. Las hago igual que tú salvo por la panceta que no pongo. Esas cazuelucas mira que monada! me chiflan. Un besinnn

    ResponderEliminar
  7. A mi las lentejas siempre me gustaron, creo incluso que según fuí creciendo, me gustaban más porque a día de hoy es un plato que no falta nunca en casa una vez por semana. Vario su modo de preparación y cambio ingredientes, pero siempre las hago. Fabulosas las de la mami, un plato como este se rebaña del todo.

    Besinesssss

    ResponderEliminar
  8. Hola guapísima !!!
    En casa tengo de todo, quien antes mataba por ellas y a día de hoy no quiere ni olerlas, y quie disfruta con un buen plato y repite. Habrás adivinado que yo soy el segundo caso ¿no? jaja
    Siempre me han gustado y al ser la legumbre que no necesita remojo, creo que la que más hago. Las tuyas divinas y con ese saborcito de sabor de siempre.
    Anda, ponles las tapas a esas soperitas tan cucas, y me las mandas antes de que se enfríen, que por cierto, con el tiempo que hace hoy por aquí, sería el plato perfecto.
    Cuchareo del bueno, si señora !!!
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. Qué pintaza de lentejas!!
    Yo debo de ser una de las únicas. Cuando era pequeña no me quejaba de las legumbres, siempre me han encantado, así que el día que las hacia mi madre, ese día era la más feliz del mundo :)
    Y estas lentejas si que llevan el sello Made Mami. Fabulosas!!!

    ResponderEliminar
  10. Holaaaaa mi chiqui, que platito mas rico!!!! me encantan las lentejas!!!! cuando era pequeña de las legumbres era las que mejor me comía, yo a mis hijos les decía si quieres las comes y no también....osea si o si!! y se las comían jaajajajaajajj te han quedado divinas, como todas las comidas que hacían nuestras mamis. Besitos preciosidad.

    ResponderEliminar
  11. Pues justo lo contrario que a ti, a mi me encantan!! las lentejas, en sopas, guisadas, en cremas, en hamburguesas, en ensaladas, germinadas... me da igual, pero ya sabes sin animales en su elaboración.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  12. Tienen una pinta perfecta estas ricas lentejas ñummi, a mi me frunce el seño mi hijo pero las come de todas maneras
    feliz semana guapa

    ResponderEliminar
  13. Adoro lentilhas e essas ficaram com certeza uma delicia
    Uma excelente refeição
    Boa semana

    ResponderEliminar
  14. Yo soy de las que las dejo. Mi madre creo que nunca las hizo, solo le gustaban a una de mis hermanas y se las daba mi tía. Yo las hago para Juan, come tres días en ellas, jeje. Les pongo también morcilla y hago el sofrito primero y luego añado las lentejas y las dejo hacer todo junto. Y también le pongo un poco de patata en cuadraditos, exigencia del comensal, jeje. Ni siquiera las pruebo y según Juan me quedan genial y a mi hermana cuando le llevé la prueba también le gustaron y con lo exigente que es me doy por satisfecha, jeje. Las tuyas se ven muy melositas, seguro que a Juan le encantarían, mándame un par de esas cazuelitas tan monas para que las pruebe. Besiñosss

    ResponderEliminar
  15. Aunque te dijeran que si no las quieres las dejas, te las hacían comer o no salías a la calle, jejeje. Cómo se cambia con el tiempo y lo ricas que están las lentejas. Hoy ya he visto varios blogs con recetas de lentejas, incluido el mismo, nos habremos puesto de acuerdo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ay por favor! me pasaba lo mismo, yo odié las lentejas hasta que me quedé embarazada de mi hijo mayor, entonces creo que comí todas las que no había comido en mi vida, jajajaja, desde entonces las adoro, y por supuesto si son de mamá las mejores, verdad?
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  17. Hola guapisima, a mi me pasaba lo que a ti, estabamos mi hermana y yo en un colegio de monjas internas y cada vez que llegabamos al comedor y había lentejas a mi se me venia el mundo encima, y con el paso de los años, ahora me rechiflan, te han quedado maravillosas, y si la receta es la de tu madre doblemente buena, que hermosura de cazuelas, dan ganas de tirarse a la pantalla...Bess

    ResponderEliminar
  18. Hola Bego. También tengo en el blog una receta de las lentejas de mi madre.
    A mí siempre me gustaron y ahora las como con arroz porque son buenas para mí así.
    Las de tu madre abren el apetito incluso a estas horas.
    Me gusta mucho cómo las has presentado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Creo que esas fases las hemos pasado más de una... De pequeñas ni locas comíamos lentejas, luego las necesitas pero también la de darte cuenta que como las recetas de nuestras madres, no hay ninguna, me gustan!!!
    Besazos grandes.

    ResponderEliminar
  20. Es lo mas sano y lo que mejor sienta, esta semana pasada la hice yo a peticion de mi nieto que le chiflan las lentejas de la abuela, y si sobran me las pide al dia siguiente, es pa comerselo a el, estos platos nunca pasan de moda mi niña, un beso grande que te abrigue el alma

    ResponderEliminar
  21. Madre mía que ricas, yo tengo que decir que me gustan de siempre, las que hacía mi madre y ahora que las hago yo, estas son exactamente como las hacia ella, yo suelo cambiar y añadir verdura que nos encanta y se camufla para el único que protesta un poco, ja,ja ja. Ahora mismo me ventilaba una de esas preciosas cazuelas sin respirar con la pintaza que tienen.
    Un besito enorme guapísima y feliz semana.

    ResponderEliminar
  22. Que plato mas rico para este tiempo,tiene una pinta rica rica

    .saludos

    ResponderEliminar
  23. Mi preciosa amiga, cuanto de cierto es lo que dices cuantas comidas de pequeñas que no podiamos ver, y con que buenos ojos las vemos ahora, estas lentejas quitan el sentido y no pueden estar mas ricas y bien hechas, no sabia que previenen los calculos en el riñon a mi entonces me vienen de cine. Mil besicos Princesa

    ResponderEliminar
  24. Bego , me pasaba como a ti no me gustaban y ahora me encanta , que ricas son y que buenas te quedaron , estos dias apetecen un monton
    besinos

    ResponderEliminar
  25. QUe ricas Bego!! asi es como las hacía también mi madre, y que buenas están!! , a mi me ocurrió como a ti, a medida que fui creciendo me fueron gustando más, ahora me chiflan, mi hijo pequeño asi no las toma, las tengo que triturar, con 13 añazos... pa matarlo y pa matarme jajajaja.
    besos!!

    ResponderEliminar
  26. que pinta más buena tienen y que ricas deben de estar, nada como las recetas de la familia... a mi siempre me gustaron y las como casi todas las semanas.
    Besos guapetona

    ResponderEliminar
  27. Bego buenisimas a juan le chiflan a mi menos yo las tengo que pasar por el pasapures jejejej yo los niños pequeños.
    Mi madre también las hacia así, yo en cambio le pongo el refrito antes.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  28. Gracias, amiga mía, por haberte unido en mi felicitación a esta otra amiga que, en esta ocasión, precisa más que nunca de nuestros cariños.
    Te dejo un abrazo muy especial.
    kasioles

    ResponderEliminar
  29. Hola Bego. Pues que viva el cuchareo y el guisoteo jj y más con estas lentejas.
    Es una legumbre que me encanta y suelo hacerla de forma muy parecida a la de tu madre que es como la has hecho y es que la mía también solía hacerlas muy parecidas. Hay que tener en cuenta que la cocina de las madres y de las abuelas son de muy alta categoría jj y cuando la hija como tu sale igual ya ni te cuento.
    Unas lentejas para disfrutar de una buena comida.
    Que pases un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Con estos fríos reinantes, que mejor que un platito de lentejas calientes, reconfortan el alma y el cuerpo. Y servidas en unos cacharritos tan coquetos alegran la vista... que más se puede pedir.
    Biquiños

    ResponderEliminar

Te agradezco enormemente tu comentario que el tiempo es oro y hay que estirarlo para que nos cunda.....Vuelve cuando quieras....... las puertas de mi cocina están abiertas para ti.
Muchas gracias.