lunes, 23 de marzo de 2015

Rosquillas de leche condensada y anís

Otra receta mas de rosquillas que no pueden faltar en la mesa durante estas próximas fiestas….. Están deliciosas para hacer de un desayuno , una sobremesa o  una merienda algo especial y si es en buena compañía, mejor que mejor …..asi las hemos degustado…..No hay cosa mas satisfactoria que te agradezcan lo que haces con una sonrisa y un atracón jaja….buena señal de que estaban ricas…….
Es una receta que he visto por muchos blogs , aunque con variaciones de uno a otro. Yo he utilizado la de mi amiga Mª Jose , cuyo blog es estupendo y ella aún mas.  

Y si queréis probar otra versión, éstas de limón con cobertura dechocolate que he publicado anteriormente , también son cosa fina :) 




Notas :
- En la receta original lleva 500 g de harina, pero a mi me llevó algo mas, ya sabemos que todas las harinas no son iguales, asi que lo mejor es ir probando, pero no os paséis porque la masa es blanda y si le agregáis demasiada harina, después no os quedarían esponjosas. Con el reposo, ya queda mas consistente.
- Otra variación que he hecho ha sido añadir canela en el rebozado  y también una pizca de sal a la masa.
- Para ayudarnos a hacer las rosquillas podemos aceitarnos las manos ligeramente para que la masa no se nos pegue.



Ingredientes :

4 huevos 
1 pizca de sal
200g de leche condensada 
1/2 copita de anís
560 g de harina 
1 sobre de levadura tipo royal
Aceite de girasol para freírlas
Azúcar y canela para rebozar 



Elaboración :
En un bol batimos los huevos con la leche condensada hasta formar una crema. 
Agregamos el anís y la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal .
 Mezclamos perfectamente  con una cuchara de madera o espátula . Una vez bien mezclada la masa, hacemos una bola que dejaremos reposar por media hora , si pasa mas tiempo no importa.
Ya reposada  la masa, pasamos a elaborar las rosquillas.
 Para ello, nos aceitamos las manos ligeramente con el fin de que no se nos peguen y procedemos a  pillar pequeñas porciones de masa , le damos forma de  bola , hacemos un agujero en el medio y le damos forma de rosca.
En una sartén pequeña o cazo ponemos abundante aceite a calentar. Una vez caliente, vamos friendo las rosquillas con cuidado de que no se nos arrebaten y se hagan por dentro. Cuando están doradas, las retiramos y depositamos en un plato con papel absorvente y de ahí las pasamos por azúcar y canela que tendremos en un bol aparte, hasta que queden bien rebozadas o según gustos de cada cual y las depositamos en una fuente o plato.
Para conservarlas se guardan bien en una lata con buen cierre, aunque en mi casa es raro que duren mas de dos días.


jueves, 19 de marzo de 2015

Licor de frutas

Por fin tengo listo mi licor de frutas !!!
Ahora que en nada llega S. Santa y nos reunimos con nuestra gente para disfrutar de estos días festivos,  este licor es ideal para las sobremesas o las tertulias nocturnas dónde de paso que nos tomamos una copita arreglamos el mundo, verdad prima ? jaja……

Ojalá los sueños se hicieran realidad , pero mientras soñemos , la ilusión nos mantendrá vivos y con ganas de seguir batallando……….. 





Para prepararlo he seguido las pautas de mi estimada Milia , una cocinera magnífica y un encanto de persona, su blog es genial…… .
En mi caso, además me sirvió para  aprovechar el excedente de higos y manzanas que tenía asi como unas botellas de aguardiente casero que me habían regalado . Lo comencé a preparar en setiembre , también le añadí uvas, peras, plátanos maduros, melocotones …..dependiendo de la fecha en que se prepare se pondrán unas frutas u otras aprovechando las que se van madurando en el frutero y dándoles salida.
Ya hice otro licor de naranja que bauticé con su nombre y que os compartí el año pasado . Tanto uno como otro son una delicia , pero no sólo nos sirven para tomar sino también para utilizarlos en nuestras recetas de postres , probadlos y veréis que toque mas rico le puede dar a un bizcocho , unas galletas, una tarta etc….incluso en platos salados .



Ingredientes :
Frutas de temporada
Azúcar (mismo peso de las frutas que utilicemos)
Canela en rama (2 palitos )
Cardamomo (4 vainas)
Aguardiente

Elaboración :
Lavamos las frutas perfectamente y las secamos.
Pelamos los kiwis . Las manzanas y peras las dejamos con la piel , asi como los melocotones y troceamos las frutas. Las uvas las ponemos enteras y los higos también , pero les cortamos el rabito. (Se puede poner también algún tipo de hierba como menta , hierbaluisa etc , yo no le puse).
En un recipiente de cristal de boca ancha y buen cierre vamos disponiendo las capas de frutas que cubriremos con su mismo peso en azúcar y regaremos con el aguardiente hasta que éstas se queden sumergidas por completo , sin olvidarnos de introducir también la canela y el cardamomo .
Guardamos en la despensa y cada cierto tiempo lo movemos para que se vaya disolviendo el azúcar pues tiende a quedarse en el fondo.
A lo largo de los meses si queremos podemos agregarle mas frutas de temporada, pero es importante , antes de añadirlas que hayan pasado tres meses . Yo no le añadí mas, lo dejé tal cual con las que tenía durante estos siete meses.
Por supuesto, cuánto mas tiempo pase , mas consistencia tiene . 



Por último, cuando está listo , lo colamos a botellas y guardamos en el frigo para que esté bien frio a la hora de consumirlo o si no queremos, tendremos la precaución de guardar unos vasos de chupito en el congelador , de esta forma también estará delicioso. 



Y por supuesto, ideal también para disfrutar en soledad de esos momentos de lectura y recogimiento que nos pertenecen sólo a nosotros y que nos llenan plenamente…….. lógicamente degustándolo siempre con moderación

Y hoy como es el Dia del Padre y la onomástica de Joses y Josefas ,Mª Jose, Pepes, Pepas..... Un brindis por tod@s vosotr@s , que disfrutéis del dia y lo paséis fenomenal !!!

lunes, 16 de marzo de 2015

Torrijas de natillas

Terminamos hace nada con los postres de Carnaval y ya comenzamos con los típicos de S. Santa  que está a la vuelta de la esquina , asi que hay que ir probando y ensayando recetas…….esto es un desparrame total jaja….luego nos quejaremos a la hora de lucir bikini, pero todo llegará…..ahora toca disfrutar del momento, vamos a vivir el aquí y el ahora sin mas…… porque es lo que realmente tenemos asegurado ;) 



En casa las torrijas les encantan de diversas maneras. Aquí podéis ver otra receta de ellas con almíbar de anís y miel y otras con toffe…..cualquiera de ellas resulta deliciosa.
Para la receta de hoy me inspiré en una que que vi en el blog de Montse , aunque adaptándolas a mi manera.



Ingredientes :

Una barra de pan del dia anterior o especial para torrijas
Un litro de leche
Una rama de canela
5 gotas de esencia de anís
Un sobre de Flanín
8 cdas de azúcar
La piel de un limón (cortada fina sin la parte blanca, ya que ésta amargaría)
1 huevo grande batido
Aceite de oliva suave o de girasol (según gustos)
Azúcar y canela en polvo para espolvorear

 Elaboración:

Del litro de leche, separamos una taza en la que disolvemos el sobre de Flanín perfectamente hasta que no tenga ningún grumo. Reservamos.
Al resto de leche le agregamos las ocho cucharadas de azúcar y la ponemos a cocer al fuego con la rama de canela, la piel del limón y la esencia de anís.
Cuando comience a hervir, añadimos la taza reservada y removemos constantemente con unas varillas o espátula ,con el fin de que no se peguen . Dejamos que cueza y cuando espesen retiramos. 



La barra de pan la habremos cortado con anterioridad en rodajas que no sean muy estrechas.

Vertemos las natillas en una fuente repartiendo la mitad de la mezcla en otro recipiente en el que vamos depositando las torrijas , dejándolas ahí hasta que se empapen perfectamente. La otra mitad la reservamos , luego la utilizaremos para degustarlas.

Una vez bien empapadas, las pasamos por huevo batido y las freímos en una sartén pequeña y alta o en un cazo con abundante aceite . ( Cuidadín porque saltan un poco ). Las dejamos freír sin que se arrebaten, hasta que se doren.
Las pasamos a un plato con papel absorvente para que suelten el exceso de grasa . A continuación , las trasladamos a otra bandeja . Sobre cada torrija ponemos una cucharada de natillas, espolvoreamos con azúcar y canela molida y con el soplete las requemamos.

Ponemos las natillas reservadas en una jarrita y llevamos a la mesa para que cada cual se sirva . Otra opción es servirlas directamente con las natillas en el fondo del plato y sobre ellas las torrijas .